Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

FIBGAR / Derechos humanos  / Día internacional del parlamentarismo: Más jóvenes y más mujeres

Día internacional del parlamentarismo: Más jóvenes y más mujeres

La pandemia actual ha desestabilizado a la comunidad internacional y ha demostrado la fragilidad del estado del bienestar, las potenciales restricciones de libertades y derechos fundamentales, y el papel fundamental de los parlamentos en la gestión de las crisis sanitarias, económicas, sociales y políticas.

Por ello, hoy 30 de junio, es más importante que nunca celebrar el Día Internacional del Parlamentarismo, que se celebra desde 2018 y en honor al día en que se fundó la Unión Interparlamentaria (UIP) en 1889.

Los sistemas parlamentarios como el español, reinantes en Europa y fortalecidos por la pertenencia a la Unión Europea, se enmarcan en un contexto de democracia, estado de derecho, defensa de los derechos humanos, lucha contra la corrupción y desarrollo sostenible. Sin embargo, se enfrentan a numerosos retos, especialmente en la actualidad a desafíos populistas y nacionalistas que ponen en duda las instituciones y sus mecanismos.

Como pilar de la democracia, el impulso de los parlamentos es clave para que esta prospere y se imponga como el sistema fuerte, transparente, responsable y representativo por excelencia. Los parlamentos representan la voluntad del pueblo soberano y están encargados de aprobar leyes, destinar fondos a leyes y políticas, debatir preocupaciones e intereses del Estado y controlar las actuaciones de los gobiernos. Así lo refleja la Constitución Española, que establece que las Cortes Generales están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado (artículo 66), y que los Diputados se escogen por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto (artículo 68).

A pesar de su importancia y de los avances sociales conseguidos a través de ellos, los parlamentos se ven cuestionados en la actualidad por varios flancos. Así, el nivel de representación de la población joven es escaso y polémico. En una España en la que el 41% de los jóvenes de 15 a 24 años se encuentran en situación de desempleo, esta juventud busca medidas que impulsen las oportunidades laborales y que aseguren una vivienda digna y accesible.

Sin embargo, siendo aproximadamente la mitad de la población mundial, los jóvenes están subrepresentados en los parlamentos con tan solo un 2.6% de ellos como miembros de las cámaras. Por tanto, no forman parte del proceso de la toma de decisiones, mientras que estas les afectan directamente a corto y largo plazo. Con el fin de concienciar sobre este asunto, la UIP ha lanzado este año la campaña “¡Sí a los jóvenes en el parlamento!” (I say yes to youth in parliamente! en inglés).

Más allá de la juventud en la política, otro tema que cuestiona la representatividad de los parlamentos es la falta de paridad o de mujeres en política. Según las estadísticas de la UIP, Ruanda, Bolivia, Cuba, Nicaragua e Islandia son los cinco países con más participación política femenina pero, a nivel global, apenas un 23,4% de los parlamentarios son mujeres. Omán, Catar y Emiratos Árabes Unidos se encuentran a la cola del ranking, con ninguna o una mujer política.

No obstante, hay buenas noticias que muestran que los avances en igualdad de género en la política están ocurriendo y son el principio de un profundo cambio en los sistemas políticos. Así encontramos la llegada al poder de Samia Suhulu, primera presidenta de Tanzania, el hecho de que Angela Merkel haya sido nombrada la mujer más influyente del mundo tres veces ya por la revista Forbes, o que Michelle Bachelet haya sido presidenta de Chile en dos ocasiones, así como Alta Comisionada de las Naciones unidas para los Derechos Humanos en la actualidad.

Desde FIBGAR, comprometidos con la salvaguarda de la democracia, de los derechos humanos y de la lucha contra la corrupción, celebramos este 30 de junio deseando que haya más voces jóvenes, femeninas, inclusivas, y escuchadas en igualdad de condiciones en los parlamentos de todo el mundo.

Cristina Molina Campos, colaboradora FIBGAR.