Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

FIBGAR / Derechos humanos  / EN MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

EN MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO

El 11 de marzo de 2004 el Parlamento Europeo llevó a cabo la votación de una Resolución en cuyo sexto punto declaraba “su apoyo y su solidaridad con las víctimas del Terrorismo y sus familiares, así como con las organizaciones y colectivos que los amparan; por ello, recomienda que la Unión Europea tome la iniciativa a escala mundial para instituir un Día Internacional de las Víctimas del Terrorismo y, en éste sentido, pide a la Comisión […] fijar de inmediato un día europeo en memoria y recuerdo a las víctimas del terrorismo, y propone la fecha del 11 de marzo para su celebración”.

Poco después se aprobó tal solicitud, por lo que hoy, pasados diecisiete años, se conmemora el “Día Europeo en Memoria de las Víctimas del Terrorismo”.

Sin duda, el terrorismo es una de las amenazas más graves para la paz y seguridad a nivel nacional e internacional, además de constituir una de las mayores violaciones de las libertades de las personas y de los principios fundamentales de la democracia. Busca lograr un impacto en la población para generar el caos mediante la violencia y el terror.

Por otro lado, los grupos terroristas modifican sus métodos de organización y funcionamiento continuamente, recurriendo a las nuevas tecnologías y aprovechando cualquier debilidad de los Estados con el fin de aumentar el impacto de sus atentados y lograr sus objetivos.

Las consecuencias de estos actos las hemos vivido durante años sin limitaciones geográficas de ningún tipo. A nivel mundial y de manera devastadora. Son muy pocos los países que se han librado de sufrir en sus calles el terror de estos intentos de doblegar a los ciudadanos y a la democracia, aunque algunos los han sufrido de manera casi sistemática, como Irak, Siria, Libia, Afganistán o Sudán del Sur.

El impacto de los atentados terroristas es tan grande que ha sido necesario que Naciones Unidas lleve a cabo la toma de las medidas necesarias para combatir y poner fin a la violencia, el sufrimiento y las muertes que estos ocasionan.

Medidas tales como implementar estrategias para ayudar a combatir el terrorismo; hacer frente a los ataques o cualquier tipo de daño que puedan dejar estos atentados a sus víctimas; cooperar y crear alianzas con los Estados Miembros, para ayudar a prevenir y combatir acciones terroristas a nivel global o aunar esfuerzos para que prevalezca el derecho universal a la vida y continuar así la lucha contra este fenómeno.

Además, también se ha proclamado el 21 de agosto como el Día Internacional de Conmemoración y Homenaje a las Víctimas del Terrorismo, como consecuencia directa de la numerosa cantidad de atentados que se llevan a cabo en todo el mundo.

Sin duda, la lucha contra los actos de terror, así como el respeto y cuidado de los derechos humanos fundamentales son dos objetivos que se persiguen de manera escrupulosa desde la comunidad internacional, y que se refuerzan y complementan mutuamente.

Esta amenaza es universal, los terroristas continúan proyectando su barbarie y asesinando en amplias zonas del mundo, y mientras estos actos sigan existiendo será necesario continuar con la lucha para ponerles fin y, por supuesto, con la protección de los ciudadanos y, en mayor medida, de las víctimas.

Proclamar un Día en memoria de las víctimas es una forma de reconocer que su protección y la de los derechos humanos es esencial, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, para prevenir y combatir el terrorismo.

Actualmente las víctimas del terrorismo siguen luchando para que sus voces no caigan en el olvido, se apoyen sus necesidades, se respeten todos sus derechos y no sean abandonadas una vez se atienden sus más inmediatas necesidades.

Por lo tanto, es necesario mantener por parte de los Estados un apoyo multidimensional a largo plazo hacia las víctimas, teniendo en cuenta las secuelas físicas, psicológicas, sociales e incluso financieras que estos han podido sufrir y enfocando tal apoyo en obtener una plena integración a la sociedad.

Hoy, 11 de marzo, mostramos de manera más significativa nuestro apoyo y respeto a las víctimas de cualquier acto de terror, pero siempre teniendo en cuenta que se debe tratar de algo permanente en el tiempo.

Isabela López De Castro, colaboradora de FIBGAR