Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

FIBGAR / Derechos humanos  / Erradicar la Barbarie para 2030

Erradicar la Barbarie para 2030

Actualmente más de 200 millones de niñas y mujeres han sido víctimas de la mutilación genital femenina (MGF), un procedimiento que refleja una de las más cruentas discriminaciones de género, todavía muy arraigada en diferentes culturas.

Se trata de una práctica oculta y perversa basada en la resección total o parcial de los órganos externos femeninos u otro tipo de lesiones genitales sin motivo médico y, generalmente, sin anestesia ni antisépticos, con enormes costes personales y daño de por vida tanto a nivel físico, psicológico y social para las víctimas que la padecen.

Si toda mutilación es en sí misma un acto de barbarie, la MGF vulnera además gravemente los derechos humanos de mujeres y niñas, afectando los derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometido a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, los derechos sexuales y reproductivos y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba provocando la muerte.

Como un círculo vicioso, la MGF acaba perpetuando de generación en generación las desigualdades y discriminaciones de género y, en última instancia, limitando las oportunidades de las mujeres y las niñas para hacer efectivos sus derechos y todo su potencial.

Por todo ello Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, junto con otras muchas organizaciones, se han movilizado en contra de esta práctica a nivel tanto nacional como internacional, con el objetivo de conseguir su total eliminación en 2030, fecha estipulada para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Para cumplir con el objetivo 5.3 de la Agenda 2030, que impone Eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina, los Estados deben plasmar ese compromiso político en acciones concretas, dirigidas a visibilizar la MGF, generar un cambio sobre las creencias que hay alrededor de ella y hacer conciencia sobre los daños que causa.

Este compromiso se hace aún más urgente en estos tiempos difíciles que vivimos. Recientemente organizaciones como Amnistía Internacional, Entreculturas, Mundo Cooperante y Save the Children, han advertido que 68 millones más de niñas corren el riesgo de sufrir MGF antes de 2030. Asimismo, estas organizaciones estiman que por efecto de la pandemia COVID-19 dos millones adicionales de niñas se encuentran en riesgo de padecer igual suerte.

Esto se debe a que algunas medidas para protegernos de la pandemia, como el cierre de colegios, han dejado a las niñas desprotegidas a merced de sus potenciales agresores, a lo que debe sumarse el desvío de los recursos y la labor de los programas sociales y de salud hacia la contención del virus.

Por todo ello, este año el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, nos recuerda la importancia de amplificar y dirigir los esfuerzos para eliminar esta práctica dañina, especialmente en medio de una pandemia que ha causado un retroceso en los derechos de mujeres y niñas.

María Barrachina, colaboradora. Alessia Schiavon, Departamento Legal. FIBGAR.