Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

FIBGAR / Derechos humanos  / La inclusión social mediante el crecimiento económico

La inclusión social mediante el crecimiento económico

El octavo objetivo de la Agenda 2030 recibe el nombre de Trabajo decente y crecimiento económico, ya que hace referencia a la promoción del crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las personas.

Este objetivo se relaciona de manera directa con el ámbito laboral y de la economía, pues pretende reducir las tasas de desempleo de los países, mejorando además las condiciones laborales de los trabajadores para así aumentar de manera significativa la productividad de las empresas.

Mejorar el acceso a los servicios financieros es la base para lograr un crecimiento económico inclusivo, de tal forma que es necesario apoyar y facilitar el acceso a los puestos de trabajo tanto de jóvenes como de mayores sin formación. Sin duda esto es una de las metas principales del octavo ODS.

La Agenda 2030 señala de manera clara que es imposible concebir una mejora llamativa en la vida de las personas sin establecer un sistema de crecimiento económico sostenido, sostenible e inclusivo, además de la necesidad de crear empleos con condiciones dignas para todos.

Si bien en este sentido los países tienen que hacer frente a diferentes aspectos de los mencionados, lo cierto es que el desempleo, especialmente el de la población más joven, representa uno de los mayores retos en muchas naciones.

Las últimas crisis que se han vivido en España han supuesto una gran destrucción de diferentes y numerosos puestos de trabajo, además de la creación de otros con condiciones de extrema precariedad. Esta situación es la causa directa y principal de la desigualdad laboral, el aumento de la pobreza y la exclusión social.

Analizando todo esto, los Estados se comprometen de cara al 2030 a alcanzar diversas metas relacionadas y enfocadas en lograr ese crecimiento económico inclusivo, así como en aumentar la productividad económica a través de la diversificación y modernización tecnológica.

Por otro lado, pretenden promover las políticas que apoyen el desarrollo de las actividades productivas y la creación de nuevos y decentes puestos de trabajo, fomentando la pequeña y mediana empresa.

Sin duda, para lograr este objetivo es necesario crear sistemas de producción y consumo eficiente y respetuoso con los recursos mundiales y el medio ambiente, así como adoptar medidas que sean eficaces en la lucha contra el trabajo forzoso, para erradicar la esclavitud, la trata y el trabajo infantil.

Proteger los derechos laborales y las condiciones de trabajo para así crear entornos laborales seguros y sin riesgos, es fundamental para todas las personas trabajadoras, por lo que es una de las metas principales de los Estados.

Aunque puede parecer un objetivo ambicioso, lo cierto es que no debe tratarse de un imposible, aunque para ello es necesario crear alianzas mundiales que favorezcan alcanzar estas metas, dando un apoyo especial a los países más desfavorecidos.  

Isabela López De Castro, colaboradora de FIBGAR