Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

FIBGAR / Sin categoría  / La Solidaridad es nuestra mejor arma contra la pandemia global.

La Solidaridad es nuestra mejor arma contra la pandemia global.

Desde hace casi un año, la alerta sanitaria tiene al mundo entero en vilo. Paralizado frente a una amenaza sin precedentes que ha sacudido nuestras certezas y tambaleado nuestros medios de vida, sembrando la incertidumbre sobre el futuro.

En estos meses, el virus se ha propagado como reguero de pólvora, infectando y afectando millones de personas en todos los continentes, lo que ha obligado a los gobiernos a tomar medidas extraordinarias, con consecuencias mayúsculas para todo el engranaje social y económico y, en particular, con un impacto dramático en los más débiles y vulnerables.

De esta manera, esta pandemia global, transversal y despiadada ha desvelado aquellos riesgos que se habían ignorado durante mucho tiempo, entre los cuales destacan los sistemas de salud inadecuados, las brechas en la protección social y la degradación ambiental.

Sin embargo, la pandemia no solamente ha sacado a la luz las deficiencias y fragilidades de los sistemas, sino también nos ha vuelto a abrir los ojos sobre la importancia de la solidaridad.

La Covid-19 ha demostrado que, un daño a uno, es un daño a todos y que, por tanto, nadie estará realmente a salvo hasta que todos los estemos. Por ello, sobre todo en los próximos días de fiestas, debemos acordarnos de cumplir con nuestro deber de solidaridad, respetando las medidas de confinamiento y distanciamiento social.

En estos tiempos de crisis apremiante es esencial no dejarnos llevar por el repliegue sobre nosotros mismos.

Esto supone también que no podemos dejar a nadie atrás. Como dijo el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, frente al primer brote de la pandemia: “Estamos juntos en esto, y lo superaremos juntos.”

Si bien la Covid-19 nos afecta todos, no afecta a todos por igual. A la magnitud de la tragedia humana de las vidas injustamente perdidas, en los últimos meses se ha venido sumando la paralización de las actividades económicas, con efectos directos e indirectos en el empleo e ingresos de los hogares, agravando aquellas desigualdades que ya estaban enquistadas en nuestras sociedades en detrimento de los más desfavorecidos.

Si queremos salir más fuertes de estos tiempos tan duros y caminar hacia un futuro mejor no nos queda otra opción que comprometernos solidariamente.   

Alessia Schiavon. Departamento Legal de FIBGAR