Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

FIBGAR / Derechos humanos  / ¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!

¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!

Según la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aprobada en 1993, la violencia de género es “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto en la vida pública como en la vida privada.”

Este tipo de violencia atenta directamente contra la integridad, dignidad y libertad de las mujeres, y, por ello, constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de sus víctimas que a menudo no denuncian, silenciadas por el estigma, la vergüenza, el miedo a los perpetradores y a un sistema que demasiadas veces no funciona.

A pesar de los grandes avances logrados en la erradicación de la violencia contra las mujeres, aun se registran datos alarmantes en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi 1 de cada 3 mujeres de 15 años o más en todo el mundo ha sufrido violencia física o sexual por parte de la pareja, otro agresor o ambos, al menos una vez en su vida. Asimismo, tal y como establece el Estudio Global sobre Homicidio, concretamente sobre el asesinato de mujeres y niñas por motivos de género, cada día 137 mujeres son asesinadas por miembros de su propia familia.

Peor aún, este tipo de violencia se ha exacerbado durante los confinamientos ordenados por la pandemia de COVID-19. Los nuevos datos e informes de las Naciones Unidas muestran que en los últimos dos años la violencia contra las mujeres y las niñas se ha visto intensificada, sobre todo la violencia en el hogar. El confinamiento, a pesar de frenar la pandemia, ha tenido consecuencias fatales para aquellas mujeres y niñas que sufren violencia que se han visto cada vez más aisladas de las personas y los recursos que pueden ayudarlas. Los refugios y las líneas para atender a quienes sufren violencia en el hogar se han visto colapsados, hasta haberse quintuplicado en algunos países.

Todo ello demuestra la inmensa necesidad de actuación para frenar la violencia contra las mujeres.

Para ello, no solo hacen falta cambios educativo-culturales, sino también se exigen aquellos recursos y servicios necesarios para garantizar, especialmente en el ámbito de la acción policial, sanitaria, social y judicial, la efectividad de aquellos derechos que han sido ampliamente consagrados en los acuerdos internacionales, como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), en especial a través de sus Recomendaciones generales núm. 12 y 19 y de la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer de las Naciones Unidas.

Hoy, 25 de noviembre, celebramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1999 en honor a las hermanas Mirabal las cuales fueron brutalmente asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo por su activismo político.

Desde 1991, esta fecha marca también el inicio de la campaña internacional de los 16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género, que concluye el 10 de diciembre, el Día de los Derechos Humanos. En las últimas tres décadas, más de 6.000 organizaciones de aproximadamente 187 países han participado en esta importante iniciativa de la sociedad civil liderada por el Center for Women’s Global Leadership (CWGL).

En FIBGAR mantenemos nuestro compromiso activo y firme en la lucha contra la violencia de género y este año nos unimos a la campaña «¡Pongamos fin a la violencia contra las mujeres YA!» para abordar juntos la pandemia mundial de violencia contra las mujeres y las niñas.


Marta Miño Rodríguez, Colaboradora de FIBGAR.