Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blog

FIBGAR / Derechos humanos  / Un gran paso para la protección de los derechos humanos amenazados por el cambio climático

Un gran paso para la protección de los derechos humanos amenazados por el cambio climático

El pasado 8 de octubre de 2021 el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dio un paso crucial en la protección de los derechos humanos en el contexto del cambio climático, con la aprobación de la Resolución 48/13 en la que se reconoce el derecho humano a un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible y se insta a los Estados miembros de la ONU a que adopten políticas que permitan y hagan efectivo este derecho.

En este mismo periodo de sesiones el Consejo aprobó la Resolución 48/14 con la que decidió nombrar el primer Relator Especial sobre la promoción y la protección de los derechos humanos en el contexto del cambio climático, cuyo mandato empieza hoy, 1 de mayo de 2022 y se extenderá durante 3 años.

Hasta este momento no había existido ningún mecanismo específico del Consejo de Derechos Humanos que tratara el tema del cambio climático de forma integral y diera coherencia a todas las actuaciones al respecto.

Fue la política y profesora marshalesa Hilda Heine, entonces presidenta de las Islas Marshall, quien pidió en nombre del Foro de Vulnerabilidad Climática (asociación internacional formada por los países más amenazados por los impactos del cambio climático) la creación de este mandato.

Esta llamada fue respaldada por países altamente vulnerables al calentamiento global como Bangladesh, Islas Marshall y otros países en desarrollo, sobre todo de la región de Micronesia, donde la situación de urgencia climática obliga a muchos habitantes a abandonar su lugar de origen y migrar en busca de mejores condiciones de vida.

Finalmente, esta petición se materializó con la aprobación de la Resolución 48/14 con 42 votos a favor, 1 en contra y 4 abstenciones.

Ya en 2014, en su Informe de síntesis, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático – organismo de las Naciones Unidas encargado de evaluar los conocimientos científicos relacionados con el cambio climático – advirtió que el impacto del cambio climático es inequívoco, asegurando con un 95% de certeza de que su causa principal es la actividad humana.

Hoy en día la subida del nivel del mar, las sequías, la desertificación, el estrés hídrico o el aumento de la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos extremos amenazan cada vez más la realización y disfrute de los derechos humanos con consecuencias nocivas tanto para el planeta como para las personas y comunidades de todo el mundo, y en especial para las mujeres, los niños, las personas con discapacidad o los pueblos indígenas, entre otros.

En este sentido, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) ya ha afirmado en numerosas ocasiones que estos efectos adversos son una amenaza real para el derecho a la vida, derecho a la salud, a una alimentación adecuada o el derecho al agua potable, entre otros. De igual forma, John Knox, ex Relator especial sobre derechos humanos y medio ambiente, ya dejó constancia del impacto negativo del cambio climático sobre los derechos humanos y recalcó la obligación de los Estados de proteger y reparar estos derechos afectados.

En este escenario de urgencia climática los Estados tienen la obligación y responsabilidad primordial de respetar, proteger y hacer efectivos los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Con el objetivo de contribuir a los esfuerzos que se están realizando a todos los niveles para hacer frente a los efectos adversos del cambio climático, durante su mandato trienal el nuevo Relator Especial Ian Fry, profesor de la Australian National University,estudiará e identificará cómo los efectos adversos del cambio climático afectan al pleno disfrute de los derechos humanos, orientará a los Estados para elaboración de políticas de adaptación al cambio climático y de mitigación de sus efectos adversos basadas en los derechos humanos y apoyará los esfuerzos y acciones nacionales contra el cambio climático y su protección de los derechos humanos.

Desde FIBGAR celebramos este nuevo nombramiento y le deseamos lo mejor para su mandato.  Hoy en día, el ritmo desenfrenado con el que el cambio climático se agrava impone un esfuerzo por parte de toda la comunidad internacional. Por ello, debemos impulsar todos juntos una cultura de protección del medioambiente para que las consecuencias de los daños graves a nuestro medioambiente tengan una respuesta por parte del derecho internacional.

Carmen Coleto Martínez, colaboradora de FIBGAR.

Madrid, 01 de mayo de 2022.